Recomienda

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Cinema Paradiso




Siempre me ha gustado viajar, no recuerdo ningún momento de mi vida en el que no me gustara. Recuerdo bien cuando hacía largos viajes en bus sólo, para ver a mi novia de entonces, ahora mi mujer. Recuerdo que durante largo tiempo estuve buscando un dispositivo en el que pudiera ver pelis en los viajes, encontré uno, de la marca Archos, una empresa francesa adelantada a su tiempo. Estuve a punto de comprarlo pero al final era demasiado caro. Poco después salieron los MP3 con pantalla de 2-3 pulgadas y casi a la par los smartphones y tablets. Algun tiempo después se instalaron en nuestras vidas las empresas de contenido audivisual como Netflix o Amazon Prime y ya muy recientemente empezaron a permitir descargarse las pelis. Esto ha cambiado mi forma de viajar, sobre todo cuando lo hago sólo, por trabajo. Escojo mis series y mis películas y el retraso de una avión a veces se convierte en un episodio fascinante o una peli inolvidable.



Esto es precisamente lo que me ocurrió el otro día, había terminado de ver la tercera temporada de Better Call Saúl y tenía que elegir una peli para pasar el tiempo de espera hasta el embarque. Estaba cansado y me parecía que Cinema Paradiso iba a ser demasiado profunda para un cerebro lento a esas horas, aún así decidí verla. Soy amante del cine, aunque me da mucha verguenza haber tardado 40 años en ver Cinema Paradiso, supongo que por pura desidia.

Las obras de arte lo son por una razón, quizá me hubiera entretenido más viendo X-Men o Juego de Tronos pero no me hubiera dejado el mismo sabor de boca. Que delicia ver a ese niño que se gastaba toda su propina en ir al cine del pueblo, que su sueño era estar en la cabina de reproducción... Que delicia verle enamorarse, crecer... Cuando dejas tu casa, tu ciudad, tus amigos para irte fuera, sin querer desconectas de todo, te creas un nuevo entorno, una nueva vida.
Cuando vuelves a veces es maravilloso, te hace entender quien eres, porque tus amigos son tus amigos, porque tus padres jamás dejarán de quererte hagas lo que hagas. Cinema Paradiso no sólo es una obra de arte, es un canto a la nostalgia, a mirar para adelante sin miedo a mirar también para atrás. Es un canto a todos los que una vez nos fuimos pero seguimos amando todo lo que dejamos y quizá el estar lejos nos permite saborear intensamente cada momento que pasamos cuando volvemos, congelar el tiempo y pensar que una parte de nosotros jamás dejará ese lugar y quizá, ser consientes de eso, nos hace diferentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario