Recomienda

sábado, 28 de mayo de 2016

El futbol es solo un juego




Hace 3 meses me puse a organizar las vacaciones coincidiendo con uno de los descansos escolares que tienen los niños en Inglaterra. El destino, Turquía, fecha de salida, 28 de mayo. Tengo una confianza ciega en mi Atleti pero no me percaté de que ese día se jugaría otra final de la champions y mi Atleti estaría ahí.
El Atleti amenizó el partido como mejor sabe, con sentimiento, con el vídeo que he puesto más arriba, acordándose de los que no están, de los que les gustaría estar de los que se fueron antes de tiempo.

Hoy, de nuevo, no era el día, el fútbol es un juego y no siempre gana el que todos quieren, porque, si, señores, el mundo estaba con el Atleti, se habían alineado los sentimientos para que, si fuera a votación, el Atleti hubiera ganado por mayoría absoluta. Ahora bien, la lógica del fútbol es otra, el Madrid, más de 500 millones de presupuesto, 10 champions, bueno, 11, y algunos de los mejores jugadores del mundo. Luego está el Atleti, 150 millones de presupuesto, siendo generoso, para que os hagáis una idea el Newcastle de Benitez que ha descendido en la Premier tenía más presupuesto que el Atleti. Ese es nuestro equipo, poco presupuesto, mucha garra, fe, esfuerzo... Pero eso no basta, tampoco hacer un partido mucho más completo que el Madrid, conseguir empatar in extremis... No basta.



Viéndolo con la perspectiva de haber perdido una Champions hace media hora me quedo con el abrazo de mis hijos en el gol, me alegro mucho de que se fueran a dormir antes de que terminara. Quizá el destino quiere que mis hijos sean más mayores para poderlo vivir y recordar juntos. No puedo olvidar que hace un mes vi al Atleti ganar al súper Bayern con mis hermanos y mi sobrino, quizá esa fue nuestra Champions porque nosotros no nos regimos por las reglas normales del deporte sino por sentimientos que van más allá del fútbol.

Mis sobrinos parece que están hundidos, no lo entienden. Tienen 7 y 12 años, quizá es el momento de explicarles que no nos hicimos del Atleti para ganar 11 Copas de Europa, para machacar a los rivales si era posible y quitarnos la camiseta para enseñar abdominales. No hijos no, nos hicimos del Atleti para valorar el esfuerzo, para aprender a perder, incluso de maneras crueles, para saber que en la vida las cosas se consiguen luchando y que aún así no siempre logras lo que quieres. Nos hicimos del Atleti TODOS porque pensamos que quizá era una buena disculpa de pasar momentos como este juntos, aunque separados miles de kilómetros, para que dentro de 10 años, cuando ganemos la primera Champions, y seáis vosotro los que conduzcáis el coche y nos llevéis al estadio nos digáis: tíos, os acordáis de las 2 Champions que perdimos con el Madrid, como lloramos entonces pero a la vez cuanto aprendimos.
Empecé este Post triste, con mal cuerpo, lo acabo tranquilo sosegado, con el deber cumplido, porque, como ya os he dicho, el fútbol es solo un juego, ganar o perder no importa, siempre que lo hagamos juntos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario