Recomienda

miércoles, 6 de marzo de 2013

Sede vacante



La iglesia católica es una de las organizaciones más antiguas del mundo. Ha generado miles de novelas, miles de páginas de historias de todo tipo y como no profecías, secretos que pasan de papa a papa...

Hace una semana Benedicto XVI abandonó su cargo, el primer papa que dimite en 700 años. En la era de la sobreinformación no se si es cosa mía o están pasando de manera extra concentrada cientos de acontecimientos increibles en un plazo de tiempo que en la historia de la humanidad representa un punto pequeñísimo.



Además de la dimisión del papa hay un presidente de los EEUU negro, Europa liderada por una mujer, cae un meteorito en Rusia, pasamos la mayor crisis económica de los últimos 100 años, Cataluña a punto de separarse de España... Lo que sí es cierto es que dentro de todo este maremagnum informativo la iglesia tiene algo diferente, tiene ese halo de que el tiempo se ha congelado y lo que pasa allí es una conmemoración de lo que lleva pasando desde hace varios siglos. En un mundo totalmente informatizado donde las costumbres están en crisis, donde es obligatorio estar a la última llegan 200 tíos, se ponen una túnica negra con un fajín y un gorrito morado y se meten en una sala con unos frescos del siglo XVI, unos asientos alicatados, instalan unas estufas, se encierran y se ponen a votar de la misma forma que lo llevan haciendo 500 años para elegir al próximo papa. Cada vez que la votación sea fallida encenderán una estufa que sacará humo negro y cuando consigan elegir nuevo papa encenderán la estufa de humo blanco. En pocas palabras, una costumbre fascinante que pone a la iglesia durante 1 o 2 semanas en el culmen del marketing mundial. Seguramente ningún gurú del marketing podría haber diseñado una campaña así y es que a veces lo rancio y extemporáneo se convierte con el tiempo en admirable y fascinante, por lo menos para mí. Dentro de unos días comenzará el acontecimiento con mayor cobertura periodística del mundo, y no es un partido del Madrid, ni los Juegos Olímpicos, ni el discurso de Obama o de Steve Jobs, ni la captura de Sadam Husseim... Es la elección de papa, sólo el 17% de la humanidad es de religión católica, sin embargo este acontecimiento trasciende las creencias y las trasciende por 2 cosas:

- La puesta en escena empezando por frases como sede vacante, habemus papa y todo lo demás y terminando con la fumata blanca nos conecta con otro tiempo.
- Pero también por toda esa lista de profecías que pueden convertir esta elección de papa en el inicio del fin de una era.

En una semana más o menos empezará todo, la diferencia con lo que pasaba hace 500 años es que ahora lo seguiremos en twitter, TV e internet.


Si quieres saber más sobre esto:
http://www.ultimostiempos.org/7-noticias/131-pedro-romano-el-ultimo-papa-esta-aqui

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por el post, aunque hay un detalle en el que discrepo. Te he contestado en mi blog:
    http://del-prado.es/2013/03/09/habemus-papam-no-es-marketing-es-comunicacion/

    ResponderEliminar
  2. La pregunta es si la elección del nuevo papa va a ser más relevante que la retirada de Benedicto, quien ha conseguido hacer algo memorable con su "dimisión".

    El proceso de elección es efectivamente una magnifica puesta en escena y va a tener a mucha gente atenta pero es pura casualidad ya que ha sido ideado justamente con el objetivo de aislar a los cardinales y de presionarles a tomar una decisión rapidamente. Son los medios que usan este acontecimiento para generar un "trendtopic"

    ResponderEliminar