Recomienda

martes, 21 de febrero de 2017

Más vale que no tengas que elegir entre el olvido y la memoria



Hace unos días mi mujer me mandó un enlace a un post que explicaba lo romántico y a la vez cruel del olvido sistemático que sufre el ser humano. El post explicaba que es duro pensar que todos los esfuerzos que hacemos en los primeros años de vida de nuestros hijos serán borrados sistemáticamente de su memoria. Nunca recordarán que fueron amamantados, que durmieron mal durante años, que rechazaron kilos de comida antes de aprender a comer apropiadamente, que escupieron, mordieron y gritaron a sus padres cuando tenían uno o dos años. No recordaran lo que sus padres tuvieron que hacer para que tuvieran un techo, comida en su plato o unas buenas zapatillas.