Recomienda

miércoles, 3 de agosto de 2016

Cada uno da, lo que recibe



Estoy en Glasgow, Escocia, por trabajo, viaje rutinario. He venido con uno de mis compañeros, de origen indio que me contaba que su mujer no tiene vacaciones y que se va a ir de vacaciones él solo con su hija mayor porque no es justo que se quede sin vacaciones. Entonces me puse a recordar la primera vez que fui con mis padres a un hotel, o a un apartamento de playa o a una casa rural. Fue fácil recordarlo, porque básicamente no fui nunca. Las vacaciones en mi familia consistían en ir a mi pueblo durante 1 o 2 meses. Eso mismo le pasaba a mi compañero y ambos recordábamos con nostalgia que nunca necesitábamos de vacaciones como las de ahora porque la distancia entra nosotros y el mundo era mucho menor que la que ahora tienen nuestros hijos que tienen que pasar mucho mas tiempo en casa y que han de disfrutar muchas horas de mundos virtuales en lugar de mundos reales.