Recomienda

jueves, 21 de febrero de 2013

Maestro


Cuando eres pequeño hay proverbios que se te quedan grabados para siempre, desde muy pequeño vengo escuchando ese proverbio que dice que a la gente del tercer mundo no hay que darle peces, hay que enseñarles a pescar. Esa historia de pequeño es muy gráfica pero de mayor va alcanzando madurez e incluso convirtiéndose en una especie de mantra que te viene a la cabeza en múltiples ocasiones.